SAL MARINA

Al incluir sal marina en nuestra dieta diaria le proporcionamos a nuestro organismo minerales esenciales, combatimos la retención de líquidos y propiciamos el buen funcionamiento de los riñones y las glándulas suprarrenales. la sal marina se recomienda a personas con problemas cardíacos, obesidad o retención de líquidos. Proporciona cloruro, que sirve para producir los ácidos necesarios en la digestión de proteínas, enzimas e hidratos de carbono. Limpia las mucosas, la congestión nasal y los senos nasales. Mantiene los electrolitos en el cuerpo, esenciales para el procesamiento de comunicación de las células del cerebro. Combate la retención de agua y ayuda a disolver cálculos renales.